Maduro devora a sus partidos y el mito de Saturno se renueva


Los dioses Crono y Saturno de la mitología griega y romana, respectivamente, son en realidad uno solo con dos nombres, que reaparece cada cierto tiempo en prosecución de su obra aniquiladora. En Venezuela lleva más de veinte años haciendo de las suyas, primero llamado Chávez y luego nombrado Maduro. Así pues el vigente Saturno no se conforma con demoler al país; insaciable, vuelve a devorar a sus “hijos” que son los propios partidos que lo han sostenido.

“La mitología nos ayuda con la realidad y los viejos mitos legitiman los fundamentos de la cultura. Los mitos que nos llegan del pasado se forjan también cada día en el presente. Hechos por desgracia cotidianos, nos traen a la memoria mitos ancestrales...”, escribe José Galvez Muñoz en el Diario.es de Murcia. 

Galvez pregunta: “¿Pero quién es Cronos? En la mitología griega, Cronos es hijo de Urano (el cielo) y de Gea (la tierra) que destronó a su padre y que casado con su hermana Rea, asumió el reino de los dioses, pero conociendo que estaba destinado a ser derrocado por uno de sus hijos decidió devorarlos a todos nada más nacer. Sin embargo su sexto hijo, Zeus, escondido por su madre, se salvó y tras abrir el vientre de su padre liberó a sus hermanos y tras una guerra cruel y prolongada consiguieron definitivamente derrotar a Cronos, más conocido como Saturno en la mitología romana”

Así, el temor de perder el poder hace que el mandamás desconfíe hasta de su propia sombra, y por lo mismo el renovado Saturno/Maduro prosigue la cruzada de engullir a quienes le critiquen y recriminen sus nefastas decisiones, no solo a los partidos que le adversan sino también a los que le han apoyado desde el principio. 

“Lo último que ejecutó el Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, su brazo jurídico, fue intervenir los partidos que integran el Polo Patriótico, que desde de la época de Hugo Chávez ha servido de plataforma política para que el chavismo se consolidará en el poder hace 21 años (...) La intervención ilegal e inconstitucional de las organizaciones chavistas por parte del TSJ supone la desintegración de su partido al cambiar sus directivas actuales por unas más leales e incondicionales con el régimen. Confiscar sus símbolos, colores y banderas de identidad y designar nuevas autoridades de las organizaciones” (Ludmila Vinogradoff en abc.es.). 

Víctimas de Maduro son los partidos opositores AD, Copey, VP, PJ, Min-Unidad, Bandera Roja, COMPA, entre otros; y si sus aliados creían que la gula cobarde del dictador iba a terminar allí, se han desilusionado y sufren en carne propia las dentelladas del monstruo. Sangran por la herida UPV, TUPAMAROS, PPT, mientras el PCV y el MEP esperan su turno en el caldero revuelto de la revolución. 

“El objetivo de Maduro –dice Vinogradoff- es formar un parlamento totalmente sumiso sin disidentes, solo con aliados comprados con sobornos dentro de la denominada «operación alacrán» en marcha desde noviembre del año pasado para evitar que la futura Asamblea Nacional chavista se convierta en una «rebelión de la granja» (...) Maduro teme que en su eventual parlamento surjan rebeliones políticas internas y para evitarlo ha tomado el control de las organizaciones de aliados que lo han acompañado pero que están descontentos por su mala gestión y la crisis compleja en la que ha sumido a los venezolanos”. 

Pese a que no se refiere al Saturno venezolano, lo que dice Galvez le cae como anillo al dedo: “¿Qué mejor representación del poder inmortal que este Saturno siempre temeroso por un futuro derrocamiento y dispuesto a cometer algunas atrocidades por conservar el poder? ¿Qué podemos pensar cuando algunos de nuestros conciudadanos, cuando más frágiles se muestran en la niñez o en la ancianidad son abandonados a su suerte? ¿Qué pensar del Régimen que lo consiente? ¿Y qué pensar cuando personas desesperadas alcanzan la muerte o la casi encarcelación mientras huyen de la miseria, la dictadura o la guerra? ¿Qué lecciones de esfuerzo y autosuperación nos quieren enseñar los responsables de su abandono?”

Galvez comenta también que “El mito ha sido reproducido en el arte en numerosas ocasiones, también por Rubens (a la derecha en la reproducción de Circozuela). Pero es sin duda el cuadro de Goya ‘Saturno devorando a su hijo’ (a la izquierda) el más fascinante y consigue acrecentar aún más la importancia del mito. El lienzo, que es grande, nos muestra a un Saturno descomunal, desnudo, anciano, con largas barbas y cabellos grises, fuera de sí, con la mirada extraviada, de aspecto monstruoso, con grandes extremidades desproporcionadas y devorando a su hijo, el cual muestra su cuerpo iluminado y ensangrentado. Todo en un tenebroso fondo negro”

¿Qué más filicidios prepara Maduro/Saturno que ve espantos por doquiera?.



  ¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros.
  Gracias por visitarnos, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en:
  Facebook.com/Circozuela
  Twitter.com/Circozuela
  Instagram.com/Circozuela
Maduro devora a sus partidos y el mito de Saturno se renueva Maduro devora a sus partidos y el mito de Saturno se renueva   Reviewed by Alejandro Domecq on 21:04:00 Rating: 5

No hay comentarios.

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros...

Recuerda que somos una comunidad, así que trata como quieres ser tratado... Gracias!