¡EL TIRANO ESTÁ CONTENTO! Cuidado con el triunfo de AMLO y le salga el tiro por la culata al chavismo




El tirano de Venezuela está contento porque en México, por primera vez en la historia republicana de ese país triunfa en elecciones un candidato izquierdista. Vaya sorpresa puede llevarse el tirano si piensa que en la mentalidad de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está el aplicar el mismo libreto destructivo que se aplicó en Venezuela guionado desde Cuba. Posiblemente, muy por el contrario a lo que el mundo y los especuladores esperan, AMLO tenga otros planes para México e incluso para Venezuela. No pasará mucho tiempo para despejar esta “X” en la ecuación política.

Con todo y que AMLO no representa a la derecha que si tiene representatividad en Argentina, Colombia, Chile y Brasil entre otros países del hemisferio, todos estos estados, felicitaron a México y a su Presidente electo y cada uno mostró interés en trabajar en construir relaciones de prosperidad y respeto, desde Canadá hasta Argentina, al unísono fueron vítores por la victoria del izquierdista candidato mexicano.

Poniendo en contexto

El sociólogo Alí Ruiz, explica en contexto las grandes diferencias entre la victoria obtenida por AMLO y la de Nicolás Maduro, un poco para ir abriendo el horizonte de lo que pudiera ser en lo sucesivo el nuevo izquierdismo mexicano.

"Poniendo en contexto, partamos por recordar qué ocurre en México como para que la población, en un acto de voto castigo y en un desespero por que en verdad se genere un cambio, la gente incline su preferencia hacia una tendencia distinta a la que ya tantas desgracias les ha traído. Estamos hablando de un país donde el narcotráfico y la corrupción imperan, en un país donde las muertes a manos de jefes de carteles del narcotráfico hacia periodistas, empresarios y personas comunes se ha vuelto en México el pan de cada día, donde el ejercicio periodístico es un suicidio en ese país y donde existen poderosos intereses económicos que dominan las esferas de poder y que impiden que se den los cambios que la gente espera".

El docente afirma que "cuando Chávez salió de candidato en Venezuela, guardando las distancias, había un contexto parecido; una corrupción que parecía indetenible, unos precios cada día más inaccesible a la gente de escasos recursos, un poder adquisitivo menguado, una creciente inseguridad personal, un descontento social por la merma en muchos servicios básicos, un precio del petróleo caído a 7 dólares el barril, una incredibilidad sostenida y creciente de la población hacia los partidos tradicionalmente gobernantes en Venezuela y eso se tradujo en que las fuerzas populares, quienes en su mayoría se organizaron para llevar a Chávez al poder, participaran y consumaran su anhelo".

"En el segundo caso -afirma- el país entero se arrepintió de haber volcado una esperanza de cambio cifrada en un militar golpista y ya vemos los resultados. En el primer caso, el de México, ningún pueblo aprende de experiencia ajena, el tiempo dirá si México se arrepentirá de haber cifrado sus expectativas de cambio en un izquierdista, sabiendo que la izquierda ha sido un fracaso en cada país donde se ha asentado como poder político".

El camino al triunfo fue diferente

El sociólogo consultado expresa que el camino al triunfo de López Obrador no puede compararse con el de Maduro, tal vez con el de Chávez: "No sabemos si en la mente de AMLO está el mismo libreto cubano de llamar a una Asamblea Constituyente, disolver todos los poderes y redactar una nueva Constitución que convalide la reelección indefinida, si eso es así, entonces AMLO ganará las próximas seis elecciones en su país y en la quinta y sexta se auto impondrá una elección sin competidores, tal como ocurrió en la última justa electoral venezolana".

Ruiz enfatiza que “actualmente y por lo pronto en México hubo elecciones limpias, con un altísimo nivel de participación, con una altísima confiabilidad en el órgano electoral y con enorme respeto al voto popular. Que el organismo electoral mexicano haya oficializado el triunfo de AMLO habla de que se respeta la Constitución y las leyes y que existe autonomía de poderes, caso muy incompatible al venezolano”.

“En Venezuela –añade- Maduro impuso una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) con cifras maquilladas que no reflejan la realidad de esa jornada electoral y esa ANC ha impuesto un conjunto de actos constituyentes que en nada han resuelto la grave crisis que enfrenta el país sudamericano”.

Prosigue el sociólogo: “Posteriormente, acomodó las elecciones con la venia de un Consejo Nacional Electoral (CNE) totalmente chavista, para que los resultados les fueran enteramente favorables. Manipuló a los pocos candidatos regionales y municipales, pertenecientes a partidos de oposición que ganaron esos comicios a que se hincaran ante la ANC como condición única para dejarlos ejercer, cuando la Constitución no contempla tal acción y eso devino en el ‘robo’ de la voluntad popular en un estado importante del país como el Zulia”.

“Pero además –detalla el docente- el CNE construyó los escenarios para conculcar la capacidad participativa –por fuerte- de la oposición aglutinada en la unitaria tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) e impidieron que ésta fuese la plataforma de participación en comicios para la oposición, es decir, propició el divisionismo opositor que al final terminó en unos comicios con un grosero ventajismo en favor del sector oficial”.

Ruiz recordó que “se preparó una jornada de validación de partidos políticos –tampoco está expresamente en la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE)- con puntos restringidos para evitar a toda costa que las militancias pudieran asistir a validar sus partidos y así ir anulando la contraparte en la contienda”.

“Ninguno de esos ilícitos –finaliza Ruiz- con tamaño cinismo ocurrido en Venezuela pasó en México, todo lo contrario y aun así, como es el deber ser en una sociedad civilizada, se respetó lo que el pueblo mexicano decidió y los primeros en reconocer el triunfo de AMLO fueron sus principales contendores, con gran respeto y en una muestra de civismo plausible”.

Ahora bien, la izquierda de AMLO…

Según Ruiz, la izquierda e AMLO está muy lejos de la izquierda de Maduro: “En principio por elemental acción de diplomacia y en reconocimiento a unas elecciones limpias y transparentes, nuevamente, desde Canadá hasta la Argentina, donde transcurren gobiernos de izquierda y de derecha, todos reconocieron el triunfo de López Obrador y le felicitaron invitándolo además a construir relaciones fraternas y productivas más allá de lo ideológico, tal reconocimiento no lo tiene Maduro, quien por el contrario, recibió el rechazo y el desconocimiento de la mayoría de los países del hemisferio”.

En efecto, el primero en llamar a AMLO para felicitarlo e invitarle a construir una nueva relación bilateral justa, fraterna y favorable fue el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump.



Ruiz agrega que “no se puede medir con la misma vara a todos los gobiernos de izquierda. El expresidente del Ecuador, Rafael Correa dejó el poder habiendo construido las bases de crecimiento sostenido de una economía emergente como la ecuatoriana. En ecuador no hubo escasez, no hubo controles de cambio ni expropiaciones ni mermó la calidad de vida y mucho menos enfrentamientos contra el empresariado al punto de calificarlo de enemigo y asfixiarlo negándoles las divisas para trabajar, se propició un sistema monetario dual que vino a reforzar la moneda nacional y a expandir los mercados internacionales generando bienestar y progreso”.

“Michelle Bachelet, en Chile –agrega el profesor- quien también es de corriente izquierdista, con todas las críticas y desaciertos de sus dos gestiones, tampoco llenó al pueblo de desesperanza y de tragedia hiperinflacionaria como la que padece Venezuela. Ni siquiera Evo Morales, quizá, junto con Daniel Ortega el más chavista de los gobernantes, ha generado en su pueblo lo que el tirano venezolano en el suyo”.

Pero hay sus dudas

No obstante, escuchar hablar a AMLO, es escuchar al Hugo Chávez Frías candidato en 1997-1998, con promesas de no quebrantar la democracia sino más bien de “construir una auténtica democracia” y de estimar controles del Estado sobre la actividad empresarial o productiva, típico de la izquierda y que preocupa hondamente.

Al respecto, nuestra fuente estima conveniente esperar: “Sabemos que la filosofía izquierdista es dañina, porque en esencia es la negación de los sistemas de funcionamiento político y económico que han sido históricamente exitosos. A la izquierda se le atribuye sistemas fracasados como el ruso (soviético), el indio, el cubano y en el caso de China, está en entre dicho que esa izquierda no sea una derecha disfrazada, pero hay que esperar a ver qué acciones tomará este Presidente y principalmente con Venezuela y el Gobierno que precisamente no la representa, al menos no a los ojos de la mayoría de los países del planeta”.

“En tal sentido –finaliza Ruiz- México pertenece al Grupo de Lima, un grupo conformado por Estados derechistas ¿Qué hará López Obrador con eso? México fue uno de los Estados que no reconoció la legitimidad de las elecciones presidenciales de Venezuela ni reconoce al Gobierno de Nicolás Maduro ¿Qué hará AMLO con eso? ¿Cerrará filas el nuevo Presidente de México con Venezuela, Nicaragua, Cuba y Bolivia o desarrollará una política diplomática prudente y equilibrada? Eso el tiempo lo dirá más que las palabras o los ofrecimientos”.

Santiago de León

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros.
  Gracias por visitarnos, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en:
  Facebook.com/Circozuela
  Twitter.com/Circozuela
  Instagram.com/Circozuela
¡EL TIRANO ESTÁ CONTENTO! Cuidado con el triunfo de AMLO y le salga el tiro por la culata al chavismo ¡EL TIRANO ESTÁ CONTENTO! Cuidado con el triunfo de AMLO y le salga el tiro por la culata al chavismo Reviewed by Santiago de León on 09:27:00 Rating: 5

No hay comentarios.

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros...

Recuerda que somos una comunidad, así que trata como quieres ser tratado... Gracias!