PASÓ EL 20 "GANÓ" MADURO ¿Y ahora qué? Expertos opinan sobre la reconstrucción de la lucha



Pasada la página del 20 de mayo, con el resultado ya anticipado por todos, de lado y lado, toca analizar los días por venir en base a dos consideraciones: Una, la acción que tomará el Gobierno de Nicolás Maduro, cuyo reconocimiento internacional está quebrantado, pues al menos 40 países lo desconocen como Presidente, dado el “fraude” que alegan cometió el régimen con el último proceso electoral y dos, la hoja de ruta de la oposición y la claridad y pertinencia de los objetivos planteados.

Hacer una análisis sociológico o psicológico, incluso político sobre la protesta en la historia política venezolana nos ocuparía demasiado tiempo y demasiados caracteres, pero, desde luego, es pertinente contextualizar un poco para tener un punto de partida cierto.

Generación del 28

Partamos desde la generación del 28 para acá. En los tiempos de Juan Vicente Gómez, un dictador en toda su esencia se hizo necesaria la formación y acción en la clandestinidad.

La doctora en Ciencias Políticas y analista, Susana Soler explica que en la clandestinidad se aprende a usar la astucia y no la fuerza bruta: “La academia de esos años no era tan amplia como ahora, pero sí había instrucción y formación política. Los miembros de grupos políticos y estudiantiles se ponían tareas como lecturas bibliográficas de actores importantes, de referentes intelectuales europeos que de algún modo sirvieran de mentor para comprender los procesos y generar respuestas, de esa formación académica, política e intelectual carecemos ahora casi en su totalidad y eso explica que las acciones de nuestros nuevos líderes sean viscerales y poco estratégicas, hace falta la discusión a fondo, la teorización, la dialéctica y el debate intelectual, sin eso no habrá coherencia ni impacto en la acción”.

Los estudiantes de la llamada generación del 28 se organizaron y pasaron meses enteros preparándose para la acción que desarrollarían durante los carnavales de ese año 1928. La respuesta del Gobierno fue más represiva aún. Los jóvenes manifestantes fueron a dar a la abominable cárcel de La Rotunda en Puerto Cabello, donde se realizaban las prácticas más aterradoras de tortura conocidas en Venezuela.

Soler señala que “la acción temeraria y valiente al mismo tiempo de estos jóvenes, preparados además para ese escenario que les tocó vivir –me refiero al encarcelamiento y la tortura- dio paso a que se siguiera fortaleciendo el movimiento libertario clandestino y el paulatino debilitamiento del régimen gomecista”.

Generación del 58
El escritor venezolano Eduardo Casanova (1939) y quien formó parte de la generación del 58, conformada por un grupo de estudiantes de entre 15 y 20 años, también con formación política y en constante aprendizaje intelectual, recordó que esa gesta contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez ha sido quizá la más vibrante de las luchas por la libertad en Venezuela.

“Empezamos por salir a la calle, los del Liceo Fermín Toro y los del Liceo Andrés Bello, a donde fui a tener en 1956 luego de que, con toda razón, Rafael Vegas tuvo que sacarme del Santiago de León, alzados contra la policía y a gritar consignas libertarias. Por supuesto, la represión fue brutal, pero no nos quitó del camino. Poco después, cuando yo había dejado temporalmente los estudios, empezamos a organizarnos de verdad. Queríamos echar del poder al grupo de delincuentes y abusadores que, desde el fraude electoral del 30 de noviembre de 1952, ocupaba la presidencia y los ministerios de Venezuela”.

La formación es vital

En su Carta Nº 7, Casanova dio en el clavo de lo que a juicio de expertos y analistas está haciendo falta en la actualidad, la organización, la planificación, la estrategia y la asesoría con personajes clave.

“Carlos Julio y yo, en particular, recibimos instrucción y consejos de un personaje salido de la guerra civil española. Un antiguo anarquista que trabajaba en San Bernardino como mecánico, y además de enseñarnos mil trucos relacionados con la clandestinidad, nos instruyó en las artes de hacer bombas incendiarias y cosas por el estilo. Nos preparábamos, si era necesario, a iniciar una pequeña guerra civil. Pero no fue necesario. Pronto estábamos, casi todos mis amigos y yo, dedicados a fomentar el alzamiento colectivo contra la dictadura. Agitábamos en las calles y en los lugares de reunión, repartíamos volantes y propaganda subversiva, promovíamos la resistencia activa y pasiva contra la dictadura”.

La doctora en Ciencias Políticas y trabajadora social, Carmen Maurera afirma que sin planificación ni estrategia cualquier movimiento social es un arado en el mar.

“La generación del 58, como la del 28 –la primera con mayor impacto en el desenlace- entendieron que solo en la clandestinidad y bajo asesorías muy importantes podían lograr los objetivos, así se trabaja en tiempos de dictadura y es lo que ahora debe suceder. Estamos en tiempos de dictadura. Las elecciones del 20 de mayo son un calco de aquellas de 1952 que pretendieron atornillar a Pérez Jiménez en el poder, por lo tanto, si se quiere lograr una salida pacífica o no pacífica, es importante y vital por demás, no hacer pública la estrategia a seguir y comenzar el trabajo de hormiga desde las bases”.

Contextos

Susana Soler recuerda que en ninguna de las dos coyunturas –la del 28 y la del 58- hubo tanta necesidad, tanta hambre y tanta asfixia en la población como en la actualidad.

“Si bien, Pérez Jiménez fue un autócrata y un absolutista represor, no es menos cierto que fue un visionario en materia de desarrollo urbano. Todavía hoy, sus edificaciones sacan la cara en el estancado desarrollo urbanístico de nuestras ciudades, pero además, en 1958 no había la escasez de alimentos al extremo que lo hay ahora y la hiperinflación que hoy vive Venezuela jamás se pensaba que pudiera existir en aquella época del 58, eso le añade una característica y una circunstancia distinta al contexto de hoy y con la cual hay que contar a la hora de movilizar”.

Maurera añade al análisis que “tal vez ese ímpetu de lucha se nos haya ido en la diáspora, sin embargo, no dudo que aun resuelle en el país una gesta emancipadora, lo que no se sabe es cómo comenzar, por dónde empezar y al mando de quien, es decir, preocupa que no se observe, al menos no públicamente un liderazgo emergente que vaya imponiendo un criterio de inteligencia y táctica distinto y un discurso totalmente antagónico a lo que hasta ahora impuso la oposición de hoy cuya credibilidad está disuelta”.

¿A quién corresponde?

Las dos fuentes consultadas coinciden. Soler piensa que corresponde al liderazgo sindical de los gremios de profesionales y técnicos, sino ser estandartes, al menos ser motivadores y organizadores.

"Los paros no conducen a nada, está comprobado que el Gobierno se mofa de los paros, es más, a ellos les conviene, un paro es darle alas a ellos para intervenirnos, la lucha no puede ser inactiva, la protesta no puede ser inactiva, debe ser sujeto-objeto-acción, las batallas se dan desde los encuentros, las discusiones, los foros y las acciones, no desde una paralización, porque el país por sí está paralizado, si se sigue fomentando la paralización en universidades y liceos, ¿cómo vamos a despertar al movimiento estudiantil emergente? De lo que se trata es de construir la lucha desde la acción y reunida en masas, para eso se necesita un liderazgo que no se detenga en la inacción de un paro".

Maurera apuesta por el despertar del movimiento estudiantil: “Cada día tenemos menos estudiantes en nuestras casas de estudio y paradójicamente, hoy quienes protestan son los de las casas de estudio privadas, pero hoy tenemos un muro en frente; nunca había tal división ideológico-política como la de hoy, ni en el 28 ni en el 58. La táctica del Gobierno de dividir para vencer, ha sido la gran estrategia y les ha dado la mejor cosecha para sus intereses, por lo tanto, es necesario que el liderazgo mane de elementos centrales, ni muy arraigados hacia la derecha ni muy inclinados hacia la izquierda, ese es el equilibrio que se debe conseguir en el perfil de los nuevos líderes, porque debe emerger nuevos líderes con ese perfil, sino, seguiremos cometiendo los mismos errores y será difícil lograr salir de un régimen que ha sido histórica y erróneamente subestimado y aquí padecemos las consecuencias ¿De donde saldrán? de las universidades, de las empresas, de las masas de trabajadores organizados, del sector comerciante, de los productores agrícolas, de los médicos y enfermeras, de los abogados, de los comunicadores sociales, de los deportistas y los artistas, de allí debe brotar el nuevo liderazgo y que sea éste quien llame a la dirigencia política y sus representantes”.

Parece que en el espíritu colectivo está la sensación de que es necesaria una refundación o mejor dicho, una nueva fundación opositora, con otros líderes visibles, con otro discurso, con otro nombre y principalmente un liderazgo que cohesione y no que fraccione, que sea amplio a las ideas y tendencias y no coaccionado y que se forme en la clandestinidad ayudados por asesores clave, como en los tiempos de otrora.

Santiago de León


 ¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros.
  Gracias por visitarnos, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en:
  Facebook.com/Circozuela
  Twitter.com/Circozuela
  Instagram.com/Circozuela
PASÓ EL 20 "GANÓ" MADURO ¿Y ahora qué? Expertos opinan sobre la reconstrucción de la lucha PASÓ EL 20 "GANÓ" MADURO ¿Y ahora qué? Expertos opinan sobre la reconstrucción de la lucha Reviewed by Santiago de León on 11:01:00 Rating: 5

No hay comentarios.

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros...

Recuerda que somos una comunidad, así que trata como quieres ser tratado... Gracias!