¡ME VOY DEL PAÍS Y ME VOY A EMPRENDER! Éxitos y fracasos del emprendedor migrante


La diáspora de venezolanos al extranjero está marcada mayormente por la fuga de talentos, especialmente los más jóvenes y algunos no tan jóvenes, pero que tienen mucho por aportar y hay países que los requieren y les abren las puertas, pues al final, esta crisis también demuestra la gran calidad de profesionales que se formaron en las universidades venezolanas, de manera que, en su mayoría, quienes llegan de Venezuela a otras latitudes lo hacen con el ímpetu y la energía puesta en elevar al máximo su calidad de vida y en aprovechar al máximo las oportunidades que les negó su patria.


En ese sentido, muchos venezolanos viajan pensando en emprender, pues tienen ya en sus mentes proyectos de emprendimiento que desafortunadamente su país no les ofrece la posibilidad de desarrollar y ven en el país que les abre las puertas ese chance, aun cuando no es fácil.

Presentaremos algunos testimonios y la consulta de expertos para entender este proceso y cómo se puede triunfar o fracasar y comenzaremos con una historia muy humana. Se trata de la visión que tuvo una venezolana madre de un niño autista. La vida “premió” a Norelys Rberti con su hijo autista, pues no solo despertó en ella los más profundos sentimientos humanos, sino que, en una condición en la cual se vio obligada a emigrar, pues Venezuela no ofrecía vida ni a ella ni a su hijo, proyectó en su mente lo que ahora es una hermosa realidad: “Mamá Especial”, así se llama el proyecto que en 2016 emprendió Roberti.

Se trata de un proyecto de emprendimiento social que consiste en integrar un grupo de madres especiales para ayudar a madres especiales: “Hay mucha gente que está a la espera de cupos y ayudas en Venezuela. Y pueden esperar más de dos años sin respuesta. Esto para el autismo es fatal, porque el principal enemigo del autismo es el tiempo”, dice Norelys mientras detalla su iniciativa social y el trabajo que realiza fuera de las fronteras de su país.

¿Oportunidad o barrera?

“Emprender fuera de Venezuela es darle un apoyo más a Venezuela”, afirma. Y sigue: “Hay que evaluar bien la situación de Venezuela, porque aunque esté muy difícil siempre hay una salida. Las crisis siempre son oportunidades para mirar hacia otros lados, todo es cuestión de enfocarse muy bien y establecer estrategias que permitan desarrollar esa iniciativa”.

Ronald Hernández es Licenciado en Computación y dirige una empresa con sede en Venezuela y en Ecuador: Virtual Create, de la cual Norelys –su esposa- es gerente comercial: “Nuestra empresa ya tiene seis años en el mercado venezolano, todavía continúa operativa, obviamente surfeando esa ola de crisis. Pero nosotros emigramos de manera forzada, y al emigrar, vimos la oportunidad de internacionalizar nuestra compañía. Esto no es malo. Simplemente las circunstancias se dieron así. La situación en Venezuela se complicó tanto con nuestro hijo que tomamos la decisión de elegir el primer camino que se nos hiciera más fácil de forma legal”.

Por el camino de la Ley

Eh allí la primera gran estrategia “legalízate” si piensas hacer vida en el extranjero, porque para poder emprender, debes estar enteramente legal y con toda la documentación en regla.

La sociólogo Jeaneth González ofrece algunos tips para el emprendimiento fuera de tu país: “Mírate a ti mismo y establécete metas reales. Una meta real se sale de lo que es un sueño. Se puede soñar, es más se debe soñar, pero sin dejar de pisar tierra. Si tienes una habilidad especial y deseas emprender fuera del país, lo primero es armar tu proyecto ¿qué se hacer, que quiero hacer, qué voy hacer, cómo y con quién lo voy hacer, en cuánto tiempo, qué necesito? Son preguntas calve que deberás responderte”.

 “Asesórate –continúa la experta- El empirismo por sí solo y la iniciativa por sí sola no son buena liga. La asesoría debe buscar no solo modos, procedimientos y maneras, sino ponerte en sintonía profunda con el lugar al cual deseas ir a emprender, pues, te conseguirás con fuertes limitaciones como el idioma, la cultura e idiosincrasia, la cultura financiera y costumbres bancarias, la forma como funciona en ese lugar la dinámica económica y el tema legal que es crucial para que adaptes tu idea a ese espacio”.

La docente hace énfasis en el conocimiento de las leyes que rigen ese país: “Si desconoces las leyes tendrás problemas legales, si desconoces las obligaciones tributarias, también tendrás problemas legales y con el gobierno, si no estás acreditado para trabajar legalmente, tus títulos no tendrán validez y tus habilidades no servirán de nada”.

Potencial y capital

González recalca que el potencial intelectual de quien sale del país pensando en prosperar como emprendedor es la mayor riqueza con la que cuenta: “Es tu activo inmaterial y eso lo debes recordar cada minuto y cada hora en cada paso que des, porque quizá sea ese potencial el que haga la diferencia”.

El otro tema es el capital: “Ningún proyecto se sostiene sin establecerte fortalezas y debilidades. En todo lo que proyectes debes verte metido, dentro del proyecto debes estar tú y a la hora de conceptualizar tu iniciativa debes considerar con qué cuentas para realizarlo, eso es parte de las metas reales. Necesitarás capital ¿Cuentas con capital? Para el que cuenta con capital y cumple los requisitos para optar por visas empresariales, no habrá mucho obstáculo, pero el que no posee ni lo uno ni lo otro debe apostar a su capacidad creativa y a su esfuerzo”.

Simón Milá de la Roca es Licenciado en Ciencias Gerenciales y en Administración de Empresas. Es emprendedor y activista del emprendimiento. Director de la Cámara Venezolana de Franquicias y Consultor experto en el desarrollo y gerencia de modelos de franquicias. Sus recomendaciones son prácticamente las mismas de la sociólogo consultada: “Si quieres emigrar y emprender instrúyete primero sobre el tema de emprendimiento, lo suficiente para lograr maximizar tu potencial y antes de salir tenga prevista las reuniones con un abogado que se encargue de los asuntos legales y migratorios y con un contador que se encargue de la planificación fiscal y declaraciones de impuestos y un asesor de seguros que se encargue de la protección de sus bienes y de ampararse ante riesgos, accidentes o responsabilidades civiles o penales ante terceros”.

¿Y un pequeño emprendedor?

Es más cuesta arriba porque si no cuenta con el capital que le permita invertir en lo que Milá de la Roca recomienda, el esfuerzo debe ser mayor. Pero, el potencial es infinito y todo se puede hacer. Hay oportunidad para la orfebrería, la bisutería, la cocina, manicure, servicios de limpieza, servicios de reparación y mantenimiento, de todo se puede hacer bien enfocados y con una buena estrategia. 


No te avergüences del trabajo y utiliza las oportunidades para vender tu potencial, date a conocer y muestra con orgullo lo que haces y forjarás un futuro.

Maileth Vargas es un ejemplo muy claro: Maileth es una zuliana cuya potencialidad es su sazón. Sus sopas eran las predilectas entre su círculo familiar y social. Viajó hace ya diez años a Panamá. Esta es su historia:

“Lo primero que hice fue localizar a una amiga y le consulté ¿qué puedo hacer yo allá, lo mío es la cocina, la sazón zuliana, eso da allá? Me dijo que podía hacerme millonaria, pero que debía quemar etapas y que de primera mano no sería nada sencillo”.

“A mi llegada a Panamá –prosigue- me presentaron con unas mujeres que tienen un negocio pequeño de venta de almuerzos. Queda céntrico así que empleados de varios comercios cercanos iban a almorzar al local. Mientras pasaba el tiempo y arreglaba mis asuntos legales en Panamá, me tocó trabajar allí de mesera. Yo probaba las sopas y me decía a mí misma, ‘las mías les dan cuatro patadas a estas’ pero solo a mí misma, siempre fui muy amable, diligente, agradecida y me ofrecía para hacer más de lo que me tocaba y jamás critiqué a mis jefas ni presumí de mi potencial como cocinera, por eso caí bien”.

“Ya a las tres semanas había crecido la confianza con las dueñas, quienes eran las mismas cocineras, y les decía: ‘bueno, y que tal si a esta sopa le agregan esto y esto otro’ comencé a dar sugerencias pero muy sutilmente y no todo el tiempo, la idea no era imponerles mi criterio ni que ellas se fueran a sentir incómodas con su mesera extranjera dándoles ordenes de cómo hacer sus comidas”.

“Comenzamos a hacernos amigas, un día me invitaron a su casa y yo les dije: ‘bueno, ustedes me invitan, pero yo les cocino, cómprenme lo que les voy a decir y yo me encargo de todo’ así fue y esas mujeres se iban a morir de gusto por mi sazón: ‘¿Por qué no nos dijiste que eras cocinera, esto está buenísimo, si vendemos esto en el negocio se venderá como pan caliente?’ Yo callé y les dije, que ellas eran las jefas y yo era la mesera, que nunca iba yo a interferir en las preparaciones que ellas hacían, que además eran muy buenas también. Ellas me dijeron que el lunes siguiente haría mi sopa y la vendería en el local, así se hizo y los resultados fueron los esperados, se regó por todo el barrio que “hay una venezolana que cocina riquísimo en el local de almuerzos de Jeanmilet” –la dueña del local- Para el mes siguiente ya no dábamos abasto, el éxito fue rotundo”.


El Arepazo es un negocio próspero que comenzaron venezolanos en la Florida hace ya algún tiempo y que lo hicieron desde cero.

Maileth hoy es una ciudadana con cédula panameña y montó su propio local de comida típica venezolana y panameña. Sigue siendo amiga de Jeanmilet, la mujer que le dio chance de mesera en su pequeño local. Prepara algunos platillos y postres para el local de Jeanmilet, les vende la mercancía a precios de hermana por agradecimiento.

Es cuestión de sacar provecho a tus habilidades y mostrarlas con sencillez, humildad y desempeño, ser constantes y cosechar esos clientes que sean factores multiplicadores de tus creaciones.

“Soy una emprendedora que comenzó de cero, pero que supe abrirme camino a base de humildad, confianza, responsabilidad y tenacidad. Ser agradecidos y humildes es clave cuando eres extranjero y deseas emprender con poco o nada en el bolsillo, se puede, pero debes sacrificar muchas cosas, entre ellas el orgullo, la jactancia y el desplifarro, pensar con mente austera todo el tiempo y saber que no estás en Venezuela, que tus manías deben quedar en Venezuela y que aquí en Panamá la conducta es otra”.

Santiago de León


¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros.
  Gracias por visitarnos, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en:
  Facebook.com/Circozuela
  Twitter.com/Circozuela
  Instagram.com/Circozuela
¡ME VOY DEL PAÍS Y ME VOY A EMPRENDER! Éxitos y fracasos del emprendedor migrante ¡ME VOY DEL PAÍS Y ME VOY A EMPRENDER! Éxitos y fracasos del emprendedor migrante Reviewed by Santiago de León on 12:27:00 Rating: 5

No hay comentarios.

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros...

Recuerda que somos una comunidad, así que trata como quieres ser tratado... Gracias!