265 muertos, 1.440 heridos y 2.839 militares detenidos en el intento golpista en Turquía

265 muertos, 1.440 heridos y 2.839 militares detenidos en el intento golpista en Turquía

El intento de golpe de Estado en Turquía en la noche del viernes fracasó y se ha saldado con 265 muertos, 1.440 heridos y 2.839 militares detenidos, según informó el jefe de las Fuerzas Armadas de Turquía en funciones, Umit Dundar. Solo en Ankara se entregaron alrededor de 700 uniformados, según la agencia Anatolia. Un total de 150 golpistas fueron detenidos en el cuartel general del Ejército turco en Ankara, sede principal de las Fuerzas Armadas.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, prometió que el Gobierno revisará el actual marco legal para dar la "mejor respuesta" a la rebelión. Yildirim describió la asonada como una "mancha negra" en la historia de Turquía, si bien ha destacado que su derrota demuestra el compromiso del país con la democracia. En este sentido, dio por derrotado el golpe y confirmó que las autoridades legítimas, tanto militares como políticas, tienen pleno control de la situación. En la misma línea se ha pronunciado Dundar, quien asumió temporalmente el mando de las Fuerzas Armadas tras el secuestro del jefe del Estado Mayor, Hulusi Akar, aunque admitió que siguen activas operaciones de seguridad.

Como parte de esas operaciones, las autoridades turcas sellaron la base militar de Incirlik, en el sur del país, donde se hallan contingentes militares y cazas estadounidenses y europeos. Dicha base está emplazada cerca de la ciudad de Adana, a apenas 160 kilómetros de la zona dominada por el Daesh, por lo que es un punto estratégico en la lucha contra este grupo terrorista. Su cierre obligó al Pentágono a suspender temporalmente los vuelos de su misión contra el Daesh.

El jefe del Ejecutivo apuntó en su comparecencia que la pena de muerte no existe actualmente en el Código Penal turco, pero advirtió que las autoridades estudiarán cambios en la legislación para que sucesos como el de la pasada madrugada no vuelvan a tener lugar.

La Presidencia de Turquía, por su parte, ha llamado en Twitter a la ciudadanía a seguir en las calles ante el riesgo de que se produzca un "nuevo" movimiento contra el Gobierno. Mientras tanto, el parlamento, que resultó dañado en una serie de bombardeos durante la noche, se reunió en sesión extraordinaria en Ankara.

Estructura paralela


Yildirim atribuyó el golpe a una "estructura paralela", una alusión que se repitió en las diferentes reacciones de las autoridades al intento de golpe de Estado, incluida la del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. El Gobierno islamista se refiere de esta forma a los seguidores del clérigo Fetulá Gulen, exiliado en Estados Unidos y acusado de conspirar contra las actuales estructuras del Estado turco. Bajo estos argumentos, Erdogan ha emprendido en los últimos años una purga del sistema judicial y policial.

Por eso, el Alto Tribunal de Jueces y Fiscales, la más alta instancia judicial del país, ha tomado la decisión de destituir a 2.745 jueces porque serían afines a la "estructura paralela", según informó la televisión turca NTV. Diez de ellos pertenecen al 'Danistay', uno de los organismos supremos de la Judicatura turca y máxima autoridad para contenciosos administrativos.

Yildirim avisó que cualquier país que apoye al clérigo Fetulá Gülen no será un amigo de Turquía, hasta el punto de que sería como si estuviese en "guerra", y vriticó abiertamente a Estados Unidos por albergarle en su territorio. Un país que acoge al "líder del Estado paralelo" no puede ser un amigo de Turquía, señaló el primer ministro turco. Washington aseguró que ayudará a Ankara en la investigación sobre el golpe de Estado fallido e invita a las autoridades turcas a presentar cargos contra Gülen, ya que sobre él no pesa ninguna petición de extradición.

Gülen rechazó "categóricamente" estar detrás de la rebelión militar. "El Gobierno debería ganarse mediante un proceso de elecciones libres y justas, no por la fuerza", subrayó o en un comunicado en el que abogó por una resolución "pacífica".

Apoyo internacional

El intento de golpe de Estado se ha topado con el apoyo internacional al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan y la demostración de fuerza de los seguidores del presidente en las calles, que evitaron el éxito del levantamiento militar. Erdogan llegó en un vuelo al aeropuerto Atatürk de Estambul a las 2.30 de la mañana.

A partir de la 01.00 horas de la madrugada, los soldados rebeldes comenzaron a retirarse de posiciones estratégicas como el aeropuerto o la televisión nacional, que retransmitía con normalidad. "El intento de golpe ha fracasado. A partir de mañana los responsables del intento serán juzgados por traidores", afirmó a los medios Nuh Yilmaz, subsecretario de Prensa del Servicio de Inteligencia de Turquía (MIT), cuya sede fue atacada por helicópteros militares y armas pesadas, hiriendo al menos a tres personas.

Los tanques que habían tomado posiciones frente al aeropuerto Atatürk de Estambul, el más importante de Turquía, se retiraron, así como los soldados que custodiaban las instalaciones. El aeropuerto ha sido tomado por la Policía y por cientos de civiles.

Levantamiento de una facción
A primera hora de la noche, una facción del Ejército turco se levantó contra el Gobierno de Erdogan, tomando los principales puntos neurálgicos de Estambul y Ankara. Fue en Ankara donde se registraron enfrentamientos armados.

Horas después de que los puentes que conectan las partes asiática y europea de Estambul, primer síntoma visible del intento de golpe, Recep Tayyip Erdogan salió por televisión en varias cadenas en una conexión surrealista. Escondido, apareció a través del teléfono de una de las presentadoras afirmando que todavía ostentaba el poder. El entorno donde estaba Erdogan indicaba todo lo contrario. Una imagen con un fondo blanco, neutro. Solo se sabía que estaba en Mármaris -sudoeste del país- de vacaciones. Y sus declaraciones sirvieron para incendiar los ánimos de sus partidarios.

«Insto a nuestra gente, a todo el mundo, a que llene las plazas del país para dar al Ejército la respuesta necesaria», afirmó de forma airada. «Este golpe de Estado nunca tendrá éxito. Tarde o temprano será eliminado. Vuelvo a Ankara», indicó el presidente islamista. «Van a recibir la respuesta de la nación y van a pagar un alto precio por actuar contra la nación», apuntó Erdogan que recordó a sus soldados que era el comandante en jefe. «Sin mi autorización el Ejército no puede hacer nada», aseveró.

Sus partidarios le hicieron caso y salieron a las calles de las ciudades turcas con banderas nacionales y del Partido de la Justicia y el Desarrollo. Al tiempo, una explosión sacudía el centro de Ankara, donde se producían enfrentamientos armados a la puerta del Parlamento y en el Estado Mayor. En Estambul se produjeron varios disparos al aire. «Invito a la gente a saltar sobre los tanques. A ir a las plazas de Ankara», íncitó el ministro de Justicia, Bekir Bozdag.

Era la respuesta de los dirigentes del Gobierno a los militares golpistas, que dieron por seguro el éxito del levantamiento. «El Ejército se hizo cargo totalmente para restaurar la democracia. Todos los acuerdos internacionales seguirán vigentes. Esperamos mantener nuestras buenas relaciones con todos los países», señaló el Estado Mayor del Ejército en una nota. Un máximo organismo que tenía a su jefe, el general Hulusi Akar, retenido, pero que después fue puesto en libertad.

Además, calificó a Erdogan de «traidor», declaró la ley marcial y un toque de queda para todo el país. En el comunicado, el Ejército asegura que el país será gobernado por el llamado 'Consejo de Paz en Casa' para darle «a todos los ciudadanos todos los derechos y restablecer el orden constitucional».

Este intento de golpe de Estado tuvo su primer movimiento visible con el cierre de los puentes Bósforo y Fatih Sultan Mehmet, las dos arterias que unen la parte asiática de Estambul con su parte europea, aunque solo hacia el Viejo Continente. En principio, parecía una medida preventiva de las autoridades turcas con motivo del atentado de Niza para evitar un nuevo ataque terrorista. Sin embargo, la situación era diferente.

HOY

¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros... Gracias por visitarnos, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en 

265 muertos, 1.440 heridos y 2.839 militares detenidos en el intento golpista en Turquía 265 muertos, 1.440 heridos y 2.839 militares detenidos en el intento golpista en Turquía Reviewed by Maria Palencia on 12:01:00 Rating: 5

No hay comentarios.

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros...

Recuerda que somos una comunidad, así que trata como quieres ser tratado... Gracias!