Hasta tres semanas en cola para comprar dos paquetes de harina de maíz en Puerto Ordaz

Hasta tres semanas en cola para comprar dos paquetes de harina de maíz en Puerto Ordaz

Sin la protesta no habría llegado la harina de maíz a La Churuata, en Puerto Ordaz. Es algo en lo que concuerda la mayoría de los vecinos que residen en los edificios multifamiliares de la parroquia Universidad, bastión de las manifestaciones en 2014, publica Correo del Caroní.

Lo piensa Dayana Ruiz, madre de dos niños, que este miércoles hace la cola y no puede alzar uno de los brazos por secuelas del forcejeo que tuvo con efectivos de la Guardia Nacional (GN) cuando protestaban por la escasez de alimentos en el sector.

“Teníamos tres semanas sin recibir nada, fue una protesta pacífica”, defiende Dayana quien también, desde hace tres semanas, hacía guardia de 11 de la noche hasta las 5:00 de la mañana a la espera de un número y una oportunidad para comprar lo que fuese.

Punto de encuentro

La cola este miércoles rodea la parte trasera del centro comercial La Churuata, síntoma –además– de cómo el hambre comienza a golpear en sectores mejor ubicados económicamente.

En el comercio confluyen los residentes de urbanizaciones como Karimanparú, Karuai, Los Mangos y Villa Asia. Además del supermercado Santo Tomé, donde la afluencia de personas es mayor, el abasto Santa María ha sido en las últimas décadas el lugar de abastecimiento de los vecinos.

Pero desde que inició la escasez, el centro comercial es también sitio de campamento. A capa y espada han defendido las colas en este comercio porque, mal que bien, dice Gabriela Salazar, “aquí todos nos conocemos porque somos parte de la misma comunidad”.

Por eso Gabriela ha esperado con paciencia que llegara harina o pasta al local, “es preferible porque como está la cosa en otros sitios, uno se expone demasiado, hay demasiada violencia”.

También porque con la conformación de los Comités Locales de Abastecimiento Popular (CLAP) muchos creen que no les tocarán las bolsas de comida. Mario Peña denunció que una vecina le contó que las listas las revisará el Sebin (Servicio Bicentenario de Inteligencia Nacional) y que, siendo La Churuata una comunidad eminentemente opositora, es probable que no les toque comida regulada. “Eso no puede ser así, si siguen discriminando todo se va a poner peor”, reclama indignado.

Kristian Monje, padre de tres niños, fue herido con perdigones y arma de fuego en las piernas en medio de la protesta por alimentos este martes en La Churuata.

Aunque sea algo

Eso hizo que este miércoles fuese un día extraordinario en el centro comercial. Las tres entradas al estacionamiento fueron acordonadas por efectivos de la Guardia Nacional (GN) con equipos antimotín.

El perímetro de la puerta trasera del abasto fue delimitada con un cordón amarillo. Cuatro mujeres y hombres de la comunidad entregaron números, organizaron a la gente pegada a una de las paredes y los llevaban hasta una ventanilla de metal donde un hombre recibía el 760 bolívares en efectivo. ¿A cambio? Dos paquetes de harina de maíz y una bolsa de detergente.

De las torres aledañas se fue corriendo la voz. Algunos pensaban que se trataba de pañales o artículos de higiene personal, parte de los rubros más buscados y que en el pasado generaban la mayor movilización. Pero hace meses que esos productos están perdidos del mercado.

En las últimas semanas, las colas son por los productos más básicos como la harina de maíz o una pasta a precio regulado. Comprar las dos harinas y el detergente en el mercado paralelo les habría costado hasta cinco veces lo que pagaron.

Aumenta la violencia

La escasez es también proporcional con el aumento de la violencia. Los vecinos como Sorangel Torrealba han visto como desde hace semanas el ambiente se ha puesto tenso “porque no hay nada”.

De acuerdo con el último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) los venezolanos protestaron más en mayo de 2016 que en mayo 2015 y lo hicieron por escasez de alimentos.

En el último mes hubo al menos 641 protestas: un promedio de 21 diarias y 37 por ciento más que el mismo mes del año pasado; todas populares, masivas, espontáneas y detonadas por la escasez de alimentos.

En realidad, nadie quiere protestar, pero es “lo que toca” dice Kristian Monje, uno de los heridos por perdigones y bala. Además de él, otro joven vecino fue agredido pero tiene temor de denunciar. En el país es cada vez más frente que tribunales militares juzguen a civiles por enfrentamiento en las colas.

Monje no sabe exactamente quién le disparó. Estaba en la cola con sus hijos de ocho, seis y un año en el coche cuando se originó el forcejeo e intentó cerrar la puerta que comunica el centro comercial con los edificios.

En silla de ruedas, sin embargo, le tocó hacer la cola para adquirir las dos bolsas de harina de maíz este miércoles.

Es la pequeña satisfacción de Gino Rosales, un abuelo que desde hace dos meses no había podido comprar nada a precio regulado. Se pregunta si acaso Nicolás Maduro “nos dejará morir de hambre”.

La Patilla



¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros... Gracias por visitarnos, no olvides compartir en tus redes sociales y seguirnos en 
Hasta tres semanas en cola para comprar dos paquetes de harina de maíz en Puerto Ordaz Hasta tres semanas en cola para comprar dos paquetes de harina de maíz en Puerto Ordaz Reviewed by Maria Palencia on 11:25:00 Rating: 5

No hay comentarios.

¿Qué está pasando en Venezuela? ¡COMENTA! Tu opinión es valiosa para nosotros...

Recuerda que somos una comunidad, así que trata como quieres ser tratado... Gracias!